domingo, febrero 21, 2016

Un manto oscuro sobre la realidad del país

Les comparto mi columna de hoy en la Nacion

La manipulación del índice de precios al consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) está desde 2007 -cuando comenzaron a publicarse las mediciones apócrifas- en el foco de atención. Cualquier ciudadano sabe y percibe que, desde hace casi diez años, el Indec miente sobre la inflación. Sin embargo, y paradójicamente, dentro de las infamias, la manipulación del índice de inflación se encuentra entre las que tendrán consecuencias menos permanentes, sobre todo porque el dato oficial logró sustituirse con cierto éxito al existir tanto fuentes oficiales alternativas como mediciones privadas relativamente fiables.

La administración que fue liderada por Norberto Itzcovich afectó, con una combinación de acción, omisión, dolo e impericia, casi la totalidad de la producción estadística. En ese sentido, es difícil encontrar algún indicador oficial que salga del instituto que no esté viciado o presente sospechosas irregularidades.

Así, por ejemplo, hay serias sospechas sobre la medición del producto bruto interno (PBI). Es decir, no sabemos cuánto creció la economía ni en su conjunto ni en sus partes, qué pasa con la construcción, con el comercio minorista o con la industria. La ausencia de datos obliga a trabajar con otras fuentes secundarias, que ayudan pero no reemplazan el dato oficial. De las cuentas nacionales podríamos saber cuánto se invierte, se consume y se ahorra, algo que hoy nos está vedado. No conocemos el reparto de ingreso entre capital y trabajo, la presión tributaria o el tamaño del déficit fiscal o de la deuda externa con relación al de la economía.

Así, todo índice que utilice el PBI en sus cálculos, algo muy común al realizarse comparaciones internacionales, está viciado. Asimismo, las recientemente publicadas estadísticas de comercio exterior, con datos ya revisados por la nueva administración, confirman lo que siempre se sospechó: que desde 2013 el Indec había sobreestimado las exportaciones en alrededor de US$ 4000 millones por año.

La alteración menos visible pero a su vez más irreemplazable es la de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), donde se relevan trimestralmente ingresos y condiciones de vida de 65.000 hogares de todo el país. No hay sustituto perfecto para esta encuesta -lo mejor que hay disponible es el trabajo del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA)- ni forma de reconstruir una foto mal sacada. La EPH es un gran compendio de anomalías, sesgos y resultados inconsistentes como, por ejemplo, subas inentendibles de los salarios de trabajadores en negro muy por arriba de los registrados, la desaparición de la muestra de una cantidad inexplicablemente alta de hogares pobres en 2012 y 2013, o la aparición de un extraño número de personas que habían encontrado empleo sin haber aparecido nunca como buscándolo.

La manipulación de la EPH genera un bache estadístico en innumerable cantidad de indicadores, bache que nunca podrá cubrirse. No sabremos nunca cómo fue la distribución del ingreso ni qué pasó con la pobreza y la indigencia. Hay oscuridad para una década sobre la situación del mercado laboral. No sabemos cuál fue el salario o la cantidad de trabajadores informales, ni siquiera sabemos si esa cantidad sube o baja. No tenemos datos confiables de empleo y desempleo, ni de que pasó con la subocupación, no conocemos la situación de precariedad en los jóvenes o cómo se reparten pobres y desocupados por grupo etario, nivel educativo o género. Esto también afecta los estudios de impacto de las políticas sociales (como la Asignación Universal por Hijo o la moratoria previsional), donde usualmente la EPH es una fuente clave de información.

No hay antecedentes en democracias republicanas de una degradación institucional equivalente a la del Indec, y sólo se encuentran en regímenes autoritarios -como en Chile durante la dictadura de Pinochet- o con Estados fallidos, que abandonan su rol de proveedor de este bien público. La destrucción del Indec convirtió el dato en una opinión y la realidad en algo maleable a conveniencia, amparado por un Estado que, sin herramientas, pretendía ser grande, eficiente y estar presente. Enorme oxímoron.

La tierra arrasada convierte a la reconstrucción del Indec en una tarea larga y repleta de desafíos, donde las necesidades técnicas colisionarán con las políticas. Esperemos que la nueva administración esté a la altura de las circunstancias y aproveche la gran oportunidad que tiene para revertir esta triste historia y contribuir a que se haga justicia allí donde algunos se creyeron por encima de la ley.

27 comentarios:

Voces dijo...

En vez de hablar sobre la economía pasada Kirchnerista, porque no hablas sobre el presente económico de Cambiemos, científico de 4ta.

Hector M. dijo...

La invasion del INDEC por una horda bárbara e incompetente, y el descenso de la oscuridad sobre la realidad del país, están entre los símbolos más expresivos de la barbarie kirchnerista, que tanto daño ha hecho en todas las esferas. No en vano uno de sus exponentes más conocidos (Cabandié) dijo hace un tiempo que entre la civilización y la barbarie, él elegía la barbarie. Parece que tendremos que volver a Sarmiento, y recorrer el camino de retorno a la civilización, pero la mancha de oscuridad y barbarie quedará en la historia del país.

Anónimo dijo...

Me parece una buena definición del gobierno K, fue un manto oscuro que cubrió el país.

Saludos.

Zorba

Leandro dijo...

Y lo dice un tipo que se la paso sobre estimando la inflación en su consultora, y al que justo justo ahora, en el pico inflacionario innegable e inmaquillable después de una devaluación más alta en 12 años, con quita de subsidios a la electricidad y quita de retenciones a los alimentos, justo a el le da que la inflación esta a la baja.
Caradura es poco.
Ni los turros de inflación verdadera se atreven a tanto.

Anónimo dijo...

no solo fueron las estadisticas

saludos

ayj

PS es notable,todavia quedan los creyentes en epiciclos

alejandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alejandro dijo...

Desde la época de los genocidas (los papis de uniforme de los chicos PRO) que no se escuchaba mentir de manera tan permanente y sistemática

marioaya dijo...

"allí donde algunos estuvieron por encima de la ley", claro ahora no pasa eso, el presidente se cree el rey de argentina y se pasa la ley, desde la constitucion hasta leyes que regulan el nombraniento de funcionarios por el orto, llamese L.Alonso o el director extrangero nombrado en economia o en legal y tecnica, cinco veces revelan los wilkeleds los pedidos de Macri a distintos funcionarios de la embajada de eeuu para una intervencion contra los gobiernos democraticos elegidos por el pueblo de Néstor y Cristina, su columna para mi carece de objetividad, ya que no revela como tomaba y armaba los indices Bevacqua, hoy desplazada nuevamente del INDEC, que se encontraba tutelado desde hace un tiempo en una nueva metodologia por el FMI, lo que ud. deberia comentar en ese diario es como con esta politica economica va creciendo la cantidad de pobreza, desocupacion e indigencia, mucha gente vacaciono con los ahorros este año, el proximo finde largo vemos la diferencia con la movilizacion de gente con el anterior gobierno.- atte.

Charrua dijo...

Todo bien, pero podríamos hablar de algo un poco más actual, no?
Ya vamos para 3 meses de gobierno del PRO, Luciano. No tenés nada pero nada que decir sobre el tema?

Juan Guillermo Cocina dijo...

Si la civilización está representada por los nenes-bien del PRO y por los oligarcas de La Nación, descendientes del genocida Mitre, porteñito inepto dueño de la Aduana...con todo mi ser prefiero la barbarie.

Juan Guillermo Cocina dijo...

Los "creyentes" no harán más que multiplicarse conforme avance el ajuste salvaje y criminal llevado a cabo por el PRO en contra del pueblo argentino... les vamos avisando así no se llevan una sorpresa tan desagradable cuando la protesta social empiece a agudizarse y la Ministra Malbec ordene abrir fuego indiscriminadamente sobre las "hórdas bárbaras".

Mariano T. dijo...

Lo del INDEC fue un incendio propio de un conquistador sobre la ciudad recientemente sojuzgada. Barbarie pura.
A tal punto que el 100% de los comentarios K a este post no refutan lo central de la nota sino que se dedican a otros temas. No les daría la cara.

mirta gaggini dijo...

MMMMMM.... cuanto tiempo más piensan hablar de la "pesada herencia"?. Si Nestor se hubiera dedicado a hablar de ello hubiera mencionado como responsables del estado del país en el 2003 a la lacra que hoy ocupa los principales despachos de Gobierno. Hubiera hablado del coimero de Sturzenegger, del endosador de deuda privada de Macri y su grupo, del monje oscuro Melconian secundando al llorón de Cavallo en sus políticas económicas...
Lamentablemente, entre los comunicadores mercenarios y los eunucos neuronales que también ofician de comunicadores pretenden tapar el sol con las manos. Ups! pobre Lombardi, tampoco él está teniendo éxito en su afán de conseguir multiplicidad de voces.....

Anónimo dijo...

¿Nestor y Cristina no estuvieron 12 años hablando del 2001? Estos todavia no cumplieron 6 meses, pero es bien sabido que el Peronismo jamás deja gobernar a los demás.

esteban dijo...

No podes subir de nuevo los graficos de la entrada de la escencial es visible a los ojos sobre la inflacion ? es increible pero hay gente que sigue diciendo que nada tiene que ver emitir con los precios

Leandro dijo...

esteban, a esta altura del partido el gobierno que votaste ha DEMOSTRADO que la teoria monetaria de la inflacion era mentira. Bajó la emision a la mitad, y sin embargo, la inflación se duplicó.

Desde el gobierno todos los que se pasaron años diciendo que no existian los formadores de precios y que el gobierno anterior "embestia" contra los empresarios, ahora descubrieron que existe la cartelizacio nde la economia, los monopolios y los oligopolios de formadores de precios, y salen a echarles la culpa.

Tambien descubrieron que los precios del año pasado, no estaban puestos con el dolar a 15 pesos, como temerariamente afirmo prat gay.

Tantos y tantos factores adicionales a la "emision" descubrieron de golpe, que explican la inflacion. Terminaron de enterrar la teoria monetarista bajo una parva de mierda que nos estan haciendo comer al pueblo.

Ya aceptaste que todo lo que creias era mentira? Mentiste y te mintieron, repartiste y repartieron bolazos, apenas asumiera iban a llover inversiones, como no cayo ni una garua salimos desesperados a arreglar (lease entregarles mas de lo que le pedian a kicillof) con los buitres porque asi si iban a llover las inversiones, como tampoco paso, lo pateamos al segundo semestre, ahora hablan de 2017, fines de 2017, y todo debido, pura y simplemente, a que comprobaron EMPIRICAMENTE que todas las supuestas "leyes" neoliberales en las que creian como dogma era PURO BOLAZO. NI UNA SOLITA DE LAS PREDICCIONES DE ESAS TEORIAS PEDORRAS SE CUMPLIÓ, NI UNA! y por una sencilla razon: la economia depende de mutiples actores y variables, factores e interrelaciones, y todas aquellas variables, factores e interrelaciones que no pueden ser explicadas con su teoria dogmatica, los neoliberales como vos directamente las ignoran, como si no mirarlas fuera a hacer que desaparezcan. Y despues vienen, aplican sus recetitas,, y esos factores ignorados actuan, y su teoria fracasa miserablemente, dejando en evidencia lo unico cierto: son, fueron y seran una pandilla de mediocres MENTIROSOS.
Besis.

esteban dijo...

jaja leando otra viuda mas del 22N , incrieble que pese a todo se sigue escuchando voces que piensan que la inflacion es por la avaricia o vaya a saber que magia negra , siempre es por el aumento de los agregados monetarios y siempre se cumple esa relacion , obvio que por mas que bajen la expansion de los agregados no van a bajar los precios al dis siguientes pero en unos meses si , pasemos dos años en que la M2 crezca a cero por ciento y despues miremos si hay inflacion o no , siempre es de origen monetario aparte porque en una econ con trueque

Reverendo K dijo...

Habla del desastre que dejaron descerebrado

Reverendo K dijo...

Y si siendo peronista así dejaron el país y no hablar la PBA

Reverendo K dijo...

Y si siendo peronista así dejaron el país y no hablar la PBA

Anónimo dijo...

LOS CHINOS DEVALUARON HABIA QUE TENER LAS ARCAS LLENAS DE PAPELES SIN RESPALDO, NI COSTO ECONOMICO, ANTES DE LA REUNION DEL g20 RESULTA SER QUE LA REUNION DEL G20 FUE UNA RATORERA ECONOMICA CHINA, DONDE CALLERON LOS GOBIERNOS MAS RATAS .
CHINOS COMPRAPATRIAS GOBIERNOS CIPAYOS VENDEPATRIAS EL NEGOCIO PERFECTO PARA EL GOBIERNO CHINO LOS EMPRESARIOS CHINOS LA BANCA CHINAEL PUEBLO CHINO Y HASTA PARA ALGUN FUNCIONARIO O EMPRESARIO VENDEPATRIA DE PAIS BANANERO.

Ricardo P. Natalucci dijo...


Interpreto que cuando el comentarista que firma Mariano T. hace alusión a “comentarios K” se está refiriendo a “comentarios de kirchneristas”, e interpreto también que cuando dice que no les daría la cara está siendo demasiado complaciente con ellos, al menos con los kirchneristas más informados, y les atribuye a los kirchneristas cierto grado de ética o pudor que yo no percibo en general en ellos, salvo tal vez en los menos informados y más ingenuos. A los antikirchneristas informados, al igual que a los kirchneristas informados, si fueran éticos, no les debería dar la cara para hablar del INDEC, salvo que fuera para manifestar su arrepentimiento o confesar su culpa o su torpeza: A los antikirchneristas no les debería dar la cara porque han repetido el mito de que Néstor Kirchner intervino el INDEC para falsear las estadísticas y han hecho todo lo posible para ocultar o minimizar el verdadero motivo de la decisión tomada por Néstor Kirchner en enero del año 2007. Por su parte, a los kirchneristas informados no les debería dar la cara porque por diversas mezquindades no han sabido utilizar la enorme cantidad de prueba que había para entender y defender la histórica decisión tomada por Néstor Kirchner.

Hoy o mañana, si veo que Luciano Cohan no me censura (y hasta donde recuerdo a diferencia de la mayor parte de los blogueros kirchneristas y antikirchneristas Luciano Cohan no me ha censurado nunca, publicaré aquí mismo la refutación lógica a su columna publicada hace ya unos meses en el diario La Nación.

Como yo no soy kirchnerista ni antikirchnerista, sino solamente un especialista en el tema INDEC, voy a refutar lo central de la nota de Luciano Cohan. Y lo voy a hacer, como es mi costumbre, desde la lógica.

A los kirchneristas más inteligentes (si es que los hay), mi refutación tal vez les haga comenzar a comprender que, en un momento en que tenían todo para ganar con la herramienta de la verdad, se han dejado arrastrar y embaucar y llevar a la ruina por un desprendimiento o rama de la corporación que maneja al INDEC desde hace décadas. Hablo de la rama interna o desprendimiento liderado por Ana María Edwin y Norberto Itzcovich, y que ese ha sido el principal motivo de la pérdida de credibilidad y de las complicaciones económicas que a partir de ese momento fueron surgiendo (inflación creciente, mercado paralelo del dólar, falta de insumos básicos por cepo a las importaciones, y demás), que desembocaron en su derrota electoral de 2015.

A los antikirchneristas, o a los partidarios del actual gobierno de Mauricio Macri, les podrá servir de alerta para cuidarse del INDEC, organismo que “con una combinación de acción, omisión, dolo e impericia” (y no hablo de sus trabajadores rasos sino de sus técnicos superiores y directivos), ha provocado ya, si contamos desde su etapa anterior a su actual nombre, la caída o paulatino derrumbe de al menos tres gobiernos, el de Arturo Illia, el de Raúl Alfonsín, y el de los Kirchner. Si contamos a la primera etapa del gobierno de Carlos Menem (1989-1990) como una etapa de gobierno diferente a la de la convertibilidad ya son entonces al menos cuatro los gobiernos o etapas de gobierno a las que el INDEC ha llevado a la ruina hasta ahora, y no hay ningún motivo que impida que el INDEC vaya a causar graves problemas al gobierno de Macri también.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8464942

Ricardo P. Natalucci dijo...

REFUTACIÓN DE TODO LO CENTRAL DE LA NOTA (dedicado a Mariano T.)

1) En lógica la tarea de la prueba siempre corresponde a la persona que afirma algo. Luciano Cohan no ha probado que en el año 2007 hayan comenzado las mediciones apócrifas del Índice de Precios al Consumidor (IPC), ni ha citado a nadie que lo haya probado. Por el contrario yo he probado reiteradamente que antes de 2007 y desde hacía décadas y desde administraciones de gobiernos anteriores el INDEC venía publicando mediciones apócrifas del IPC (a veces subestimando, otras veces sobreestimando peligrosamente) por efecto del sesgo plutocrático (Informe Natalucci, ediciones de los años 1985, 1989, 2000; Informe de Coyuntura números 1 y 2 del año 2002 y decenas de notas periodísticas en diarios, revistas, radio, televisión, etc.). Por lo tanto la afirmación de que en el año 2007 han comenzado las mediciones apócrifas del IPC es claramente falsa.

2) Tampoco ha probado Luciano Cohan que “Cualquier ciudadano sabe y percibe que, desde hace casi diez años, el Indec miente sobre la inflación”. Yo soy un ciudadano. Yo, tal como he detallado, no sé ni percibo que desde hace casi diez años el INDEC mienta sobre la inflación. Adicionalmente y en el mismo sentido existen grabaciones de programas de radio de periodistas bastante conocidos, como es el caso de Marcelo Bartolomé, y de Marcelo Zlotogwiazda, donde los oyentes opinaban casi en su totalidad que el índice de precios al consumidor del INDEC de esa época era falso. Pero eso no sucedía en el año 2007, sino antes: El programa especial de Zlotogwiazda fue hacia la primavera de 2006, y el de Bartolomé fue en el año 2002. Por lo tanto la afirmación de Luciano Cohan de que “Cualquier ciudadano...” es falsa también.

Continúa...

Ricardo P. Natalucci dijo...

...continuación

3) Las “serias sospechas” sobre la medición del Producto Bruto Interno (PBI) no comienzan tampoco en el año 2007 ni en años posteriores, sino que tienen también una larga tradición en un INDEC que de confiable no tenía nada (véase por ejemplo en la hemeroteca del diario La Nación las críticas formuladas por el economista Juan Alemann a la medición del PBI durante el gobierno de Raúl Alfonsín, incluyendo muy especialmente el cruce de cartas de lectores entre Alemann y Luis Alberto Beccaria, director del INDEC; véase también el libro “La Argentina Subvaluada” de José Katzenstein).

4) En cuanto a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que constituye según Luciano Cohan el tema más grave de la supuesta manipulación estadística, de las afirmaciones del propio Luciano Cohan se desprende claramente que la culpa original de lo que sucedió en la época kirchnerista con la EPH fue de Cynthia Pok, ya que la excusa que dio Cynthia Pok para negarse a continuar la EPH fue que no podía seguir haciéndola por no contar como insumo con un IPC confiable. Desde que Luciano Cohan afirma que “la manipulación del índice de inflación se encuentra entre las que tendrán consecuencias menos permanentes, sobre todo porque el dato oficial logró sustituirse con cierto éxito al existir tanto fuentes oficiales alternativas como mediciones privadas relativamente fiables” (fin de la cita), se llega por lógica a que ese insumo que Cynthia Pok pretendía que era imprescindible era en realidad viable de ser sustituido con cierto éxito. Nótese adicionalmente que ítems tan importantes como la determinación del nivel de desempleo no dependen del IPC como insumo de EPH, lo que refuerza que, de haber habido “una combinación de acción, omisión, dolo e impericia” –cosa bastante probable dados los antecedentes históricos del INDEC-, en el caso de la EPH que es el que Luciano Cohan considera más grave, la culpa, en la etapa analizada, comienza con la negativa de Cynthia Pok a continuar la encuesta. Agrego, para finalizar esta refutación, y siempre desde el campo de la lógica, que con el IPC probadamente plutocrático que representaba al 20 por ciento y en algunos capítulos de la canasta al 10 por ciento más rico de la población, la EPH de Cynthia Pok anterior a 2007 mal podía estar midiendo adecuadamente con eso la evolución de la pobreza o la indigencia, ya que el veinte o el diez por ciento más rico de la población argentina evidentemente no es pobre, ni mucho menos indigente.

Fin de la refutación, a continuación publicaré aquí consideraciones adicionales sobre este mismo tema.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8464942

Ricardo P. Natalucci dijo...

Como queda demostrado, la columna de Luciano Cohan en el diario La Nación es solamente una serie de falacias y contradicciones, y he refutado, ciñéndome a la lógica, todo lo central de dicha columna.

Los hechos documentados lo que demuestran es que: El INDEC es un organismo que durante décadas ha venido publicando información de escasísima confiabilidad y frecuentemente contradictoria. Que esa información grandemente distorsionada a veces en más y otras en menos y en ocasiones por largos períodos de tiempo ha provocado o como mínimo contribuido a la caída de varios gobiernos. Que Ana María Edwin ha confesado públicamente que en otras épocas el INDEC hacía caer gobiernos. Que Ana María Edwin y Norberto Itzcovich formaban parte del propio riñón de ese INDEC. Que las peores prácticas estadísticas, tales como los recortes a posteriori de las muestras (ejemplo Encuesta de Gastos de los Hogares de 1985-86), y la incorporación intencional de sesgos muestrales (ejemplo más claro sesgo plutocrático), fueron realizadas y aprobadas muchas veces por directivos de importante formación académica como es el caso de Luis A. Beccaria, Héctor Montero, Héctor Walter Valle, y Juan Carlos del Bello, por lo cual el problema del INDEC no se soluciona simplemente con mayor capacitación sino con una ley estadística que fuerce al INDEC a llevar todos sus datos, procedimientos, y etapas de cálculo, con una transparencia registral de naturaleza contable. Que Néstor Kirchner en enero del año 2007 se vio obligado a apartar de sus funciones a la directora de IPC Graciela Bevacqua debido a que ésta se negó reiteradamente a cumplir la orden presidencial de calcular el IPC en base a una canasta democrática. Que los directivos gremiales de ATE-INDEC y hasta algún referente de ese gremio en el orden nacional como Claudio Lozano eran cómplices desde hacía varias décadas de la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático en el IPC. Que la corporación que estaba enquistada en el INDEC, junto con la denominada Comisión Técnica ATE-INDEC ante el peligro de que se descubriera su accionar y se desarticularan sus negocios de venta de información confidencial pusieron inmediatamente en marcha un operativo para distorsionar lo que estaba sucediendo de manera de acusar a Néstor Kirchner de querer destruir a un supuesto INDEC de excelencia. Que el gobierno de Néstor Kirchner se vio sorprendido y desbordado por la magnitud de ese operativo, puesto que para enero del año 2007 Néstor Kirchner ya había comprendido el efecto paradójico del sesgo plutocrático en el IPC pero aún no conocía hasta qué punto el INDEC estaba en manos de una corporación delictiva preparada para la extorsión. Que la red de autoprotección que había venido montando durante años la corporación que dirigía al INDEC era tan amplia que inclusive tenían elementos propios dentro de organizaciones de derechos humanos, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), y un largo etcétera, lo que introdujo una nueva categoría: la del simpatizante del gobierno que operaba en contra de una importante decisión tomada por el propio presidente de la nación. El caso de Horacio Verbitsky es el más emblemático, pero los que operaron en ese sentido fueron cientos.

Continúa...

Ricardo P. Natalucci dijo...

...continuación.

Que al notar Néstor Kirchner la reacción producida, buscó dentro del propio INDEC, a alguien que cumpliera su orden de democratizar la canasta del IPC. Que lo más lógico para dar con esa persona pareció ser consultar a Ana María Edwin, dado que Edwin era la responsable de Recursos Humanos del INDEC. Que Ana María Edwin aprovechó la situación de un cambio de ministro para terminar proponiéndose y conseguir para ella misma el cargo de directora. Que la comisión técnica ATE-INDEC convenció a Edwin de que no mencionara la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático ya que ella había estado en cierta medida involucrada en eso. Que lo mismo hizo ATE-INDEC con Norberto Itzcovich extorsionándolo también con el pasado de su padre en el INDEC. Que la Comisión Técnica ATE-INDEC recurrió a un falso coeficiente de correlación cercano a 0,98 que indicaría correlación casi perfecta entre las series históricas de los incrementos de precios de Gran Buenos Aires y las Provincias, cuando el verdadero coeficiente de correlación era del orden de 0,6 que indica una correlación apenas entre media y baja. Que esos datos falsos producidos por ATE-INDEC fueron usados de suministro por un tal Nicolás Salvatore, que había creado una consultora llamada Buenos Aires City que según él pertenecía a la Universidad de Buenos Aires (UBA), lo que fue desmentido oficialmente por la propia UBA. Que las pretendidas reconstrucciones de las series de IPC desde 2007 que hicieron los demás elaboradores de estimadores alternativos se basaron en las publicaciones fraudulentas de la Comisión Técnica ATE-INDEC (con el coeficiente de correlación falso), y de Nicolás Salvatore. Que el mismo Salvatore terminó confesando en su cuenta de Internet que falsificaba sus estimaciones y proyecciones de IPC para perjudicar al gobierno. Que Nicolás Salvatore se asoció con Graciela Bevacqua (la directora de IPC desplazada por Néstor Kirhner), cerrando así un círculo que incorpora en realidad aún muchos más datos que harían demasiado extensa esta explicación, pero que están ampliamente probados y documentados.

La orden dada por Néstor Kirchner de calcular la canasta democráticamente no fue una excusa para intervenir el INDEC, dado que la metodología preparada durante el año 2007 y puesta en uso hacia mayo de 2008 tuvo efectivamente una estructura de ponderaciones mucho más democrática que la metodología que utilizaba Bevacqua.

Podría aducirse que esa democratización de la canasta ordenada originariamente en 2007 por Néstor Kirchner se efectivizó realmente pero que se hizo para apantallar una supuesta falsificación, pero ese argumento carece de sentido ya que la democratización de la canasta en el IPC base 2008 es un aspecto que se nota claramente al comparar las estructuras de consumo, pero prácticamente el hecho en sí de haber democratizado la canasta no fue difundido ni por el INDEC ni por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que tenían los medios para hacerlo.

Continúa...

Ricardo P. Natalucci dijo...

...continuación.

En cuanto a la inflación, el ardid de la Comisión Técnica de ATE-INDEC y de Salvatore -Bevacqua y de periodistas y opositores cómplices de difundir exactamente a partir del mismo momento del desplazamiento de Bevacqua incrementos de IPC mayores a los reales apoyados por un gigantesco operativo mediático, fue logrando con el tiempo su objetivo de aumentar la inflación real, por un efecto que se denomina “profecía autocumplida”, también conocido como “Efecto Pigmalión”. Y tal es así que hacia el último trimestre del año 2013 los incrementos que difundía la oposición desde una sala del Congreso de la Nación, ya eran los incrementos reales, y los que en ese entonces difundía el INDEC eran groseramente falsos.

Como aquí expuse, el problema del INDEC es muy distinto a lo que difundieron los medios durante estos años. Es un problema que viene de varias décadas, y que “con una combinación de acción, omisión, dolo e impericia”, puede traer nuevamente, en cualquier momento, graves complicaciones al gobierno y a la sociedad en su conjunto.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI 8464942
Ex supervisor de encuestas del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático en estadística.
Email: ricardonatalucci simboloarroba gmail punto com