miércoles, junio 11, 2008

Un tal Lucas

Por Genérico

Hace muchos años, un tipo de nombre Robert Lucas Jr, (yankee, de Chicago y ortodoxo), cansado de los modelos que analizaban las políticas económicas basándose en el comportamiento hiper agregado de la economía ignorando el efecto de las mismas sobre las decisiones y expectativas de la gente, formuló su ya famosa crítica.

Un versión genérica de la misma, diría algo así: “si las decisiones se toman de forma descentralizada entre miles de capitalistas en guerra, la forma en la que el gobierno ”convenza” al sector privado sobre sus objetivos y sobre la forma en la cual piensa lograrlos es una parte clave (aunque evidentemente no la más importante) de su éxito”.

Supongamos que el gobierno quiere desacelerar la demanda agregada, y anuncia esto como su objetivo. Pues resulta que si la gente cree que el gobierno cumplirá tal objetivo e instrumentará sus decisiones acorde a lo anunciado, entonces ajustará sus planes de inversión y consumo (probablemente con sesgo más conservador) en base al nuevo rumbo de política. Así, el “costo” que enfrenta el gobierno se reduce sensiblemente (vgr. el gobierno anuncia una reducción del gasto público para bajar la demanda. El sector privado cree en el gobierno y como espera un menor crecimiento reduce también su nivel de gasto. De esta forma, la reducción del gasto público será menor, cuanto más crea el sector privado que el gobierno va a hacer lo que anunció. Reputación le dicen por ahí).

Conocemos el caso contrario en nuestro país. Grandes anuncios sobre importantes planes de estabilización por gobiernos nada creíbles que terminan en el más ruinoso fracaso. Pasa que cuando se hace el anuncio del gobierno, la gente no cree que se cumpla con los objetivos anunciados. Al no hacerlo, ajusta su comportamiento de forma que probablemente atente contra el objetivo del gobierno, potenciando así el costo de su política.

Concluyamos entonces, que la reputación del hacedor de política es clave para determinar su posibilidad de obtener los resultados buscados.

Con todo esto dicho, me despido atentamente.

Ah! una cosa más, ayer se publicó el nuevo IPC

Ahora sí… saludos.

14 comentarios:

Ulrich dijo...

Hay una heurística clara que en la Argentina se repite: reunidas ciertas condiciones, el público interpreta toda medida del gobierno como una caxada. Si el gobierno anuncia que va a hacer una caxada, el público maximiza su reacción para prevenirse de ella.

Ejemplo: si el gobierno dice que va a querer fijar el dólar en 3.20(y asumiendo que ello fuera una caxada, no opino al respecto), la gente sale corriendo a comprar y consiente precios de, digamos, 3.40.

Si el gobierno dice que va a hacer las cosas "bien", el público no cree y sigue actuando como si las circunstancias actuales no cambian.

El tema es: quién es más irracional? El público o el gobierno? Y aquí, creo que la homogeneidad estadística prevalece: cinco tipos tienen mucha mayor propensión a insistir en hacer caxadas que varios millones.

Generico dijo...

A eso nos referimos Ulrich. Acá no basta con que alguien diga: "el que apueste al ...", que se dispara la demanda de dólares.

Y podríamos seguir. Deberiamos entender que estas situaciones maximizan el costo de toda intervensión del gobierno.

Y respecto a quién es más irracional no lo sabemos, cierto es. Ahora, lo del IPC de ayer dice mucho.

Tincho dijo...

Encima sacaron el nuevo indice y no la metodologia de los cambios que aplicaron. O sea, creeme que lo que hice realmente lo hice y esta bien.

Verguenza ajena dan.

il postino dijo...

Este gobierno es un caso de libros de cómo incentivar a la gente hacia el cinismo....con ellos solo es posible tener expectativas irracionales

vqp dijo...

No todos somos asi, el tirabombas siempre es el sector financiero. El sector agricola y el industrial tienen demasiada inercia y estan demasiado jugados como para haber provocado las crisis argentinas, al menos las anteriores.

El sector financiero portenio, rentista eterno, viejas de Barrio Norte con plazos fijos, herederos de campos arrendados, benefactores por decadas de los intereses usureros que generaba la deuda publica. Ellos siempre sacan provecho de las catastrofes y hace un tiempo sus gurues aprendieron como provocarlas.

El superavit fiscal, tasas negativas y un Redrado que siempre esta contra la corriente (y encima nadie sabe que va a hacer) son buenos antidotos contra las corridas.

vamos Martin, yo te banco.

il postino dijo...

Vamos Martìn! un capo al frente del Central. Un paladìn de la defensa del valor de la moneda. Digo, del valor de la moneda extranjera, porque lo que es el peso cada vez compra menos....

Ulrich dijo...

Vqp, si querés bancarlo vos a Redrado en esta, te pido que por favor se lo hagas saber y pongas solamente tu guita. Como dicen los yankees, put your money where your mouth is. Yo estoy en contra de que usen mi guita para reventar la plaza cambiaria con la locura esta de pisar el dolar a niveles casi menemistas. Y ahorrate los estereotipos de los "rentistas financieros", porque en mi cuenta de la AFJP cada vez veo menos poder de compra. Y vos, salvo que no labures o que te hayas comprado el bolazo del sistema de reparto K, tampoco estás ajeno a esto.

Además, intereses usurarios de los títulos de deuda pública? Dónde viste eso? Jamás compraste un solo bono?

Generico dijo...

Ups... miren a donde van las cosas... hablabamos de lo importante que es la reputación para un hacedor de política (y eso incluye al banquero central, obviamente) y alguien salta a bancar a Hernáncito Peréz, plop!.

vqp, atento a su análisis sobre los rentistas, debería ahora explicar por que lo banca a don Martín.

Hasta donde sé, en estos últimos años los bancos se forraron de plata invirtiendo en letras y notas del central, cuando el crédito al sector privado como % del PIB esta en mínimos históricos.

Bob dijo...

El problema del BCRA es un claro ejemplo de lo que decís Genérico.
Nadie le cree que va a mantener el dólar alrededor de 3.10-3.15, sino que piensan que en algún momento va a devaluar por los motivos que sean.
Y por eso la gente corre en contra y el BCRA estuvo perdiendo reservas estas últimas dos semanas para intentar parar estas mini corridas.
Pero el gobierno claramente no piensa en economía y menos creo que sepan algo de Lucas. Parece que lo político domina ampliamente la escena.
Saludos

vqp dijo...

ulrich, mi vision es que en Argentina el plazo fijo y otras opciones conservadoras fueron siempre mejor negocio que las opciones productivas. Y que ese dinero en los bancos nunca se uso para credito hipotecario o productivo sino que termino siendo prestado al estado (a quien le prestaron los bancos en Argentina durante 20 anios?) para financiar deficit.

Yo exporto y vivo en Argentina asi que a mi menos que nadie me conviene que el dolar baje. Pero, aunque en contra de mi bolsillo, soy sincero cuando digo que espero que Redrado gane la batalla y pare de una vez por todas la inflacion usando las herramientas que debio haber usado hace anios: tasas y un poco de apreciacion.

Lo digo porque la inflacion, para alguien que quiere "hacer" y no tiene espalda es disuasiva y termina siendo peor que un peso menos competitivo.

El objetivo de Redrado no es castigar: Es aspirar todos los pesos que pueda para parar la demanda, en un par de meses, la inflacion empieza a desacelerarse y queda acotada. La culpa de la "recesion" se la van a echar al campo. Una vez domada la inflacion, se calman expectativas salariales y se vuelve al circulo virtuoso de tasas negativas y superavit fiscal y tal vez un regalito de un dolar de 3.15 para fin de anio.

vqp dijo...

me olvide de decir que Redrado puede hacer lo que esta haciendo disfrazandolo como "castigo a los especuladores". Se ve que Kirchner odia mas a los especuladores que a las "viejas recetas del FMI"

Anónimo dijo...

¿Si aspira a comprar todos los dolares del mercado porque compra a 3,10 cuando le seguirian comprando a 3,2-3,3? ¿Que inflación van a domar el 8,5% del INDEC? Ningn plan antiinflacionario va a funcionar si no blanquean los indices.

il postino dijo...

A mi me parece que el gobierno ya perdió la batalla económica y ahora da palazos de ciego mientras la macro se mueve por si sola

Delirante Moderno dijo...

Dolarizemos la economia y a la mierda...

Saludos.-