martes, septiembre 20, 2016

¿Por qué vamos a crecer?

“Predecir es muy difícil, sobre todo el futuro” versa el dicho. Sin embargo, me arriesgaré con unas líneas para ordenar las ideas detrás de mi optimismo para el corto plazo: Creo que Argentina volverá a crecer, y que pasará pronto. Este optimismo, que decae a medida que alargamos el horizonte y pensamos en el mediano y largo plazo, tiene su origen en un doble diagnóstico de la situación económica argentina.

La primera parte es que creo que detrás el estancamiento del último tercio del kirchnerismo no había un problema de demanda, sino de oferta. Argentina no crecía por la escasez de dólares, de insumos importados, de energía, por la falta de expansión de la frontera agrícola o los stocks ganaderos, mineros o petroleros, por los costos de transacción implícitos en el cepo o en la administración opaca del comercio exterior o en la deficiente infraestructura de logística y comunicaciones.

La producción argentina no pudo seguirle el ritmo a los agónicos cartuchos de demanda que el gobierno derrochaba en apuntalar la actividad - déficit fiscal creciente, atraso cambiario con cierre de importaciones, retraso de las tarifas, controles de precios, tasas de interés reprimidas y crédito dirigido, etc. El sistemático impulso a la demanda no genero crecimiento, sino solo presión sobre una oferta estrangulada.

Esta situación se complementa con la segunda parte del diagnóstico. Creo que la contracción de 2016 es principalmente un problema de demanda: el impacto contractivo de corto plazo del combo de políticas implementadas desde diciembre. Podemos discutir si es buena la relación costo/beneficio - en especial frente al fallido experimento de 2014 -, si se subestimo la longitud o intensidad de la transición o si hubiera sido conveniente otro punto entre el shock y el gradualismo. Lo cierto es que concentrar los costos al inicio fue una decisión estratégica que tomó una dinámica que era esperable que tomara.

La recesión de 2016 se explica, entonces, por un shock negativo de demanda. Devaluación, suba de tarifas, combustibles y tasas y liberación de precios reprimidos golpeo la capacidad de compra de los salarios. El ajuste fiscal del primer semestre, principalmente en obra pública, afectó la inversión y la política monetaria contractiva, inevitable tras la salida del cepo, hizo su aporte restringiendo la liquidez.

Es a partir de la combinación de ambos diagnósticos que soy optimista con el futuro cercano.

En primer lugar, porque creo que el shock negativo de demanda ha comenzado a revertirse. Con la baja de la inflación, la capacidad de compra de salarios, jubilaciones y política social comienza a recuperarse, la política fiscal ha tomado nuevamente un sesgo expansivo y la política monetaria se mueve a un terreno más laxo. El mundo cercano, mientras tanto, muestra también un panorama algo más alentador. Creo que las fuentes de contracción que operaron en contra en 2016 jugaran a favor en 2017, el año del rebote.

En segundo lugar - y mucho más importante que primero – el país experimenta, desde fines del año pasado, un brutal shock positivo de oferta, cuyo impacto es menos inmediato que el de demanda. La salida del default y del cepo, la baja de la tasa de descuento país y la caída de riesgo de crisis de balance de pagos, la extensión del horizonte de planeamiento, el acceso al financiamiento, una política comercial más laxa con los insumos, etc.

A diferencia de 2016, cuando el shock negativo supero al positivo, en 2017 ambos efectos jugarán en el mismo sentido y es muy probable que el país vuelva a crecer.

A partir de allí, sin embargo, y agotado el transitorio efecto rebote de la demanda, el país entrará en el mas viscoso terreno del mediano plazo, cuando deberán enfrentarse tensiones de difícil resolución. En primer lugar, la necesidad de completar la corrección aún inconclusa de precios relativos con consecuencias, como vimos este año, desagradables en el corto plazo. En segundo lugar, la necesidad de sustituir la fuente de demanda publica sobre la actividad y empleo con expansión privada, inflada con anabólicos en el pasado. Finalmente, la necesidad de balanceo entre sectores ganadores y perdedores para evitar que la probable transición de la estructura productiva derive en problemas de empleo y costos sociales.

Frente a este escenario, la estrategia del gobierno para cortar este nudo gordiano es apelar a la inversión, único componente que es, en simultáneo, una fuente de expansión de demanda y oferta. El crecimiento en el mediano plazo - digamos, en la segunda mitad del gobierno de Macri - dependerá, como diría Keynes, de los animals spirits, de la percepción de que el crecimiento será sostenido y que vale la pena hundir capital en infraestructura, comunicaciones, en construcción privada, inversión petrolera, minera o agrícola, en maquinaria industrial, en soft, etc.

La estrategia del gobierno es ambiciosa pero arriesgada, en tanto la última ancla es la propia confianza en su éxito. El presente de la Argentina dependerá principalmente de su propio futuro y la ausencia de esta fuente de crecimiento, que tendrá que aparecer más temprano que tarde, nos expone a la tentación de repetir viejas recetas, que beneficien el cortísimos plazo y atenten contra la propia sostenibilidad del crecimiento.

Resuelta esta tensión entonces sí, quizás, empezaremos a discutir el largo plazo y los modelos de desarrollo. Dejémoslo para otro post porque, quien sabe, quizás en el largo plazo, como también decía Keynes, estaremos todos muertos.

18 comentarios:

Tilo dijo...

No veo mención alguna a los miles de millones de dólares escabullidos y/o fugados de Argentina en los últimos 40 años. Fuga que sigue tan campante ahora que no hay "cepo".

Si existe algún tipo de reactivación será para cierta parte de la sociedad y en virtud de una nueva etapa de endeudamiento ya iniciada y del incremento de la maldita DEUDA ETERNA que luego será, nuevamente, IMPAGABLE. Ya contamos con el regreso del FMI.

Cuando los ingresos se redujeron bastante más del 10% en virtud de la devaluación y la inflación, esta vez NO superada por los salarios sino con una gran ventaja sobre los mismos, cuando aún no se han implementado los incrementos sobre los servicios con la consecuente ignorancia de cuánto van a significar como nuevo recorte sobre el salario o aumento del desempleo, la reactivación será sólo para ciertos segmentos de la actividad.

No implicará mejoramiento alguno de remuneraciones dado que uno de los aspectos que clamaban por rebajar es LA REMUNERACIÓN DE LA MANO DE OBRA, que como bien aclaró el virrey, ES UN COSTO MÁS. Como bien manifestó hace 4 años Paolo Rocca, el costo de un operario argentino era muy superior al de un brasileño o un mexicano. ¿Pensás que van a cambiar de criterio.

Yo sólo veo un futuro hipotecado, una vez más.

Joben dijo...

Un cuestión de fe lo tuyo...

Anónimo dijo...

aja mira vos , no soy economista pero te digo al tarifazo de noviembre se sumara el de abril ( tarifazos dolarizados !! ) , baja la demanda ... el central devolvera ( o no ) los 5 mil palitos en diciembre a los bancos; incertidumbre .. los privados cobran las lebacs , a darle a la maquinita ... esos pesos van a dolar ... nueva gran devaluacion ... lo unico que veo despues de todo esto es un helicoptero ... Y no creo pase de enero 2017

Erkekjetter Silenoz dijo...

Ja ja ja...

"El crecimiento en el mediano plazo - digamos, en la segunda mitad del gobierno de Macri - dependerá, como diría Keynes, de los animals spirits"

¡Che tené cuidado! no vaya a ser cosa que la caza de brujas de la tilingocracia reinante te tilde de "socialdemócrata" y te escrachen como el lavandero de Amalita

Por otro parte... ¡basta de bastardear al "cro." Keynes! Keynes NUNCA DIJO QUE LA INVERSIÓN PROVIENE LA CONFIANZA DE LOS ANIMAL SPIRIT y que se ió.. ja ja ja...

Por otro lado te me parece que este es un posteo para pastores evangelistas... Ud. cree demasiado y encima vivís en un mundo distópico.... ¿cómo es eso que "cuando el shock negativo supero al positivo" en este año es recesivo y el mismo efecto el año que viene será positivo para el crecimiento? ¿¿¿¿¿¿?????

Ja ja.. tus cofrades te van a meter en cana

julian dijo...

hasta que no bajen los impuestos es imposible un crecimiento fuerte o a largo plaza , la presion impositiva en argentina es terrible y producto de un estado gigantesco , lo mejor que sea puede hacer es reducir el peso del sector publico echando gente que sobre (en los 12 años k metieron 2 millones de empleados publicos nuevos) y limitar los subsisidios y planes lo mas que se pueda ,mira que ahora ni se animaron a tocar las escalas de monotributo que estan congeladas desde el 2013 , yo se de gente que esta en blanco y le conviene ganar menos plata ya que si se pasan a autonomoos le roban todo con impuestos de ganancias e iva

oti dijo...

¿Qué te pasó querido "Elemaco"?, está desconocido este blog.

No te tenés que preguntar si el país volverá a crecer sino si vamos a volver a tasas de pobreza del 20 o 22% como teníamos antes (desde el 30 y pico % de ahora), tasas de desocupación del 6% como antes (desde el 12 o 15% que seguramente tendremos durante el primer semestre del año que viene), si la fuga de capitales va a volver a ser de 1.000 millones de U$S x mes (desde 3.000 millones de ahora), si la deuda externa va a ser como era antes (no como es ahora), etc., etc., etc.

El lenguaje técnico que usas no te evita estar muy equivocado, a lo sumo te hace sentir cierta satisfacción ligada a la certeza que te produce deducir relativamente bien de axiomas y postulados "autoevidentes" (lo que no significa cierto).

Te acordás que en otro post no hace mucho te dije que hay que invertir sin hacer movimientos redistributivos previos? Ya los que hizo este gobierno son enormes (lamentablemente contra los asalariados) y, sin embargo, fue todo para financiar la fuga de capitales.

Best Seller dijo...

¿Dónde estaría el optimismo? Si sigo correctamente el argumento, entiendo que:
- El gobierno implementó medidas que van a hacer que el PBI se contraiga en 2016 un -2% aprox.
- Pasado el efecto contractivo de esas medidas, para el 2017 la economía volvería a crecer (probablemente también en torno al 2%, el 3,5% del presupuesto, tirado por un 14% en la inversión yo lo veo demasiado optimista).
- Es decir, para los primeros 2 años de gestión del gobierno el crecimiento sería prácticamente nulo.
Hasta acá, no veo optimismo, sino solo un efecto estadístico. El crecimiento para 2017 que vos mencionás sería solamente la reversión de la caída de 2016.
Ahora bien, uno podría hablar de optimismo si dijera que en el mediano plazo (digamos lo que queda del mandato, 2018-2019) la economía va a crecer. Ahí sí podrían justificarse las medidas que se están tomando ahora. Pero justamente ahí es dónde decís que "decae tu optimismo".
Entonces, de nuevo, ¿dónde estaría el optimismo?
Saludos.

esteban dijo...

este año cae el pbi por efecto de la devaluacion , sobran estudios que dicen que siempre que se devaluo fuerte el pbi cayo , es mas por el nivel de aumento que tuvo el dolar podria haber sido todavia mas fuerte la caida (no le fue se ve porque ciertos sectores sobre todo el informal tomaban el dolar ya a 15) , seller tiene razon con que el año que viene habra un rebote nomas pero esta vez la bases son mas solidas (no hay cepo-default) pero igual hasta que no baje la infla y quiten la presion del sector publico sobre el privado es imposible crecer de verdad , la presion impositiva es una de las mas altas de mundo ! un auto tiene 55% de impuestos imposible crecer asi.

Anónimo dijo...

Leo las respuesta dl post, y solo se me ocurre una cosa. Que lastima que no gano Scioli.

Saludos

Zorba

Charrua dijo...

"Con la baja de la inflación, la capacidad de compra de salarios, jubilaciones y política social comienza a recuperarse"

Honestamente, no entiendo esto. Para que la capacidad de compra de los salarios mejore, estos tienen que subir más que los precios.
¿En serio me estás diciendo que los salarios están subiendo más rápido que los precios (en medio de una recesión) sin que haya aceleración de la inflación?
Nunca vi un programa antiinflacionario donde eso pasara así. Los salarios se recuperaban de su muy deprimido nivel cuando se volvía a crecer, una vez dominada la inflación.
En cuando a que Argentina volverá a crecer, me hace recordar a la recomendación de darse cabezazos contra la pared, porque ¡que bien te sentís cuando parás!!

El Gato con Bolas dijo...

Es difícil ser oficialismo.

el pincha dijo...

Quien escribe este post, ¿Leuco o Nelson Castro?

Anónimo dijo...

La tablita de Machinea mató el rebote del 2000 y con eso condenó el gobierno de De la Rua. El presupuesto del 2017 manteniendo el mismo gasto y por ende la misma presión impositiva va a ser lo mismo que la tablita de Machinea.

miguel dijo...

yo le quiero preguntar a luciano que tiene llegada a ciertos sectores oficiales por que no se dan cuenta que es el gasto y los impuestos lo que frenan cualquier crecimiento ? y no se fijen por el costo politico porque no se acuerden que decian que iba a ver marchas y paros por el veto a la ley anti despidos ? ...no hubo nada , si bajan el gasto lo mismo...lo peor es que hay personajes que uno pensaba respetados como levy yetati que alguien le dice que tienen que bajar el gasto y dice "no , eso son los 90" como disco rayado , una tristeza

desvinchado dijo...

La experiencia triste que se esta repitiendo, es la fuga.
Cada diez años, una nueva generación de treintañeros, tiene que aprender en carne propia que en argentina no funcionan las leyes económicas como en el resto del mundo.
Desgraciadamente ese conocimiento nos cuesta a todos la posibilidad de una vida económica plena (básicamente nos caga la vida). Si el kirchnerismo tuvo una virtud, fue estirar ese ciclo y no chocar el barco a su salida. Esperemos que este gobierno haga lo mismo.
Abrazo gente!

Anónimo dijo...

Desde el punto de vista de un análisis económico serio, que considere todas las variables es verdaderamente pobre. Pobrísimo. La mezcla inadecuada y mal interpretada la detecta un estudiante de tercer año. Sólo se puede escribir eso con una intencionalidad politica dirigida. No es una interpretacion tecnicamente aceptable. muchas fallas. No seré yo quien te las marque. Estudia mas y mejor y si no dedi abiertamente para quien jugas y te acepto tu galimatias.

guillermo p dijo...

vos nos tomás por boludos?

Invertir en bolsa dijo...

Todo muy discutible!