miércoles, octubre 27, 2010

Dolor

15 comentarios:

Carlos dijo...

Chicos, no sobreactuemos.
es cierto que quizá la primera impresión sea fuerte... pero después de reflexionar un poco nos podemos preguntar ¿quién era Kirchner?

Ante todo fue el artífice (y principal beneficiario) de la privatización de YPF, con eso debería alcanzar para que caiga de cualquier padestal.

Lo mismo se puede decir de su compromiso con la gran minería.

No jodamos, Kirchner fue un "encantador de serpientes" que con el cuento de los derechos humanos engatuzó a más de uno con necesidad de creer.

Generico dijo...

Carlos, dos cosas:

1. El que escribió esto fui yo. No sé que opina Lucho. El plural no aplica.

2. Tu opinión es tuya y no la voy a juzgar. Pero te pido, no juzgues la mía. Menos, un día como hoy.

Saludos.

Luciano Cohan (Elemaco) dijo...

No es día de balances sino de silencio y respeto para acompañar en el dolor a Cristina y a los millones de argentinos que veian en Nestor Kirchner a su lider político.

Abrazo

Anónimo dijo...

Elemaco, disculpame por hacerte un pregunta económica en este día de duelo, pero te la largo igual

Puede ser que nuestro PBI este subestimado por la subestimación que se hace de la inflación?

Si hechan a Moreno, sería posible recalcular todo?

Saludos

El Lurker

Hector M. dijo...

Lurker,
el PBI a precios constantes y su tasa de crecimiento "real" están sobreestimados desde 2007. Esto se debe a dos clases de razones:
1. Los datos con los cuales se calcula el PBI de cada año vienen en dos formas: una parte de los datos son tasas físicas de crecimiento de algunos indicadores de ciertos sectores (por ejemplo el volumen de producción de cereales o de cemento). Esas tasas de crecimiento físico se aplican al PBI a precios constantes del respectivo sector en el año anterior, para obtener el PBI a precios constantes del año corriente, para ese sector.
2. Otros sectores se calculan sobre la base de la tasa de crecimiento nominal, en pesos, a precios corrientes. Por ejemplo, la variación en las ventas del comercio, o en los gastos del Estado. Esas tasas de crecimiento a precios corrientes se deflactan con un índice adecuado de precios para obtener la tasa de crecimiento "real" de ese sector, y luego esa tasa "real" se multiplica por el PBI a precios constantes del año anterior a fin de obtener el PBI a precios constantes del corriente año.
En ambos casos, hay algunos sectores en los cuales el INDEC ha falsificado las cifras, exagerando el crecimiento. Por ejemplo en algunas industrias y en el turismo.
En todos los sectores incluidos en el punto 2, los datos a precios corrientes son deflactados principalmente con el IPC, o con uno de los capítulos sectoriales del IPC; dado que el IPC subestima la inflación, usarlo como deflactor sobreestima la tasa de crecimiento real del respectivo sector del PBI.
La situación del punto 1 cubre gran parte de la agricultura y ganadería; minería y combustibles; construcción; y algunas industrias como la del cemento o la metalurgia básica. La situación del punto 2 abarca diversas industrias (por ejemplo indumentaria y muchas otras), el sector público, y todos los servicios privados (finanzas, comercio, transporte, servicios personales, seguros, etc.). Estos sectores del punto 2 representan más de la mitad del PBI.
Como resultado, el PBI total a precios constantes resulta sobreestimado, lo mismo que su tasa real de crecimiento.
Por lo mismo, el PBI a precios corrientes implica "inflar" el PBI real del punto 1 para reflejar los precios actuales, y para "inflarlo" se usa el IPC u otro índice de precios. Los sectores del punto 2 ya vienen a precios actuales y se dejan como están. Esto subestima el PBI a precios corrientes de los sectores del punto 1, y lo deja intacto en los sectores del punto 2; como consecuencia se sobreestima el PBI a precios corrientes.
Aun sin manipulaciones de los datos primarios del PBI (lo cual también ocurre), la subestimación de la inflación hace que se sobreestime el crecimiento económico de los últimos años, y (al subestimar el PBI nominal) hace que se sobreestimen los porcentajes nominales sobre el PBI (por ejemplo porcentaje de déficit o superávit fiscal respecto del PBI).
Espero que te quede claro.
Para arreglar el desastre del INDEC hay que normalizarlo, volver a poner gente profesional, y darle independencia. Y al mismo tiempo hay que recordar que el sistema estadístico está todo interconectado, y también conectado de un año al año siguiente y al año anterior, de modo que la normalización estadística del país va a implicar corregir retrospectivamente los datos truchos generados desde 2007 por la intervención del INDEC. Quizá habrá que hacerlo únicamente con fines técnicos, dictando una ley que impida revisar jurídicamente las decisiones que se hayan basado en los índices truchos durante estos años, pero no sé si esa ley sería constitucional pues la alteración deliberada de las estadísticas ha causado perjuicios que violan diversos derechos.

Este no era el tema de este post, sino la muerte de Kirchner. Yo no he compartido sus políticas económicas (aunque sí sus políticas de derechos humanos y otras medidas), pero en este día solo cabe silenciar la polémica y acompañar a la familia Kirchner y a todos los que están dolidos por su muerte.

Anónimo dijo...

Siento cero dolor. La muerte es algo natural y certero en nuestras vidas.
Todo el resto un circo para alejarnos de la tragedia.
Este señor que fue presidente, fue un ladrón, un estafador, un delincuente.
Brindo por esta noticia.

Salud !

Hector M. dijo...

Un anónimo de mal gusto. Qué le vamos a hacer.

desvinchado dijo...

Aguante Gene!!

Anónimo dijo...

http://www.economist.com/node/15580245

El legado de este hombre ...

Dolor ?

Generico dijo...

Uuuyy... si anónimo. Ma ha convencido.

Un editorial de "The Economist" ya me dejo todo en claro.

Pssss...

Anónimo dijo...

Es verdad, pq ser hipotrica. Algunos les gusto la gestion K y a otros no.

Pero todos sabemos que era un corrupto. So, la cosa no es despedir a un adversario politico. Es despedir a un ladri, bastante poco democratico.

So, no hay que mentir y decir se fue un gran democrata. Pues no es cierto. Alfonsin fue un gran democrata. Este era un brabucon y un ladri.

Anónimo dijo...

Genérico,

Si es tanto su dolor, por qué no espera unos pocos días a ver cómo se siente cuando empiecen a silbar las balas??

Anónimo dijo...

Es tal el vacío existencial de la sociedad argentina que necesitan agarrarse de la muerte de un tipo que los ha estafado a ellos mismos para salir a las calles a manifestarse y sentirse parte de algo. Es patético.

exSirinivasa dijo...

Llego tarde a ver esto Genérico, de hecho, por varias razones hace tiempo q no paso por acá (y x otros "lugares" tmb, desde ya), y la verdad es que me da mucha pena ver las especies de sujetos que vienen a vomitar su odio.

Qué lugar desapacible devino este espacio, con estos energúmenos. Antes no era así. Había liberales, ortodoxos, etc. pero no energúmenos.

Q triste que en ocasiones como esta dejen ver la hilacha de cancheritos superados.

Alguien se puede sentir mejor que un muerto regodeándose en la muerte. Ni siquiera un intento de debate, si es que ello fuera pertinenteun día de duelo, y por respeto al duelo ajeno.

Después hablan de los cyberforajidos K...

Después se indignan cuando alguien se saca con un insulto, y evidentemente no tienen registro de la manera en que insultan y agravian

Abrazo Genérico

Anónimo dijo...

Bien Sirinivasa, ha descripto ud. bien a ese segmento de nuestra sociedad. Bestias brutas que copian como loros las editoriales de La Nacion, pero que no logran (ni quieren) sostener un debate porque carecen de lectura y de interes. Ahora sufren del odio con el que se han dejado llenar y sin caer todavía en cuenta que son usados por los medios, se les va la vida, amargados, en un final que no esperaban, con guita sí, pero con el alma seca, bien seca.
Cada uno tiene lo suyo en esta vida.
Chicho P.