martes, mayo 10, 2011

It. El regreso del payaso maldito

No voy a negar que mi primera aproximación a la propuesta de Juan Cabandie de prohibir la venta de Cajitas Felices que mezclen hamburguesas con juguetitos fue tomármelo por el lado de la chacota (y ya que estoy en tren de confianza, admitir también que fue mi segunda y tercera aproximación). Sin embargo, el notar que no compartía la opinión con Lucas Llach (quien, no tengo vergüenza de admitir, logra convencerme de casi todo. Y ruego no buscar dobles sentidos en esta afirmación), me obligó a pensarlo un poco más en detalle.

Mi primera impresión es que Cabandié busca con esta propuesta replicar el debate mediático que también se está dando en lugares como San Francisco , Nueva York y Santa Clara, California . Allí también, y en medio de debates bastante acalorados, las autoridades prohibieron o buscan prohibir la combinación de juguetitos con alimentos que no cubrieran estándares nutricionales mínimos. Este punto en sí mismo, sin embargo, es un no argumento para criticar, no sólo porque no es mi rol juzgar intenciones, sino porque, si la medida es buena, bienvenido sea el debate mediático.

De todas maneras, no me resulta obvio que la situación que da origen al debate en los Estados Unidos sea similar a la que vivimos en Argentina. Allí, a tan solo U$D 3 en un país con un nivel de salarios varias veces superior al nuestro y problemas epidémicos de obesidad infantil, la cajita feliz es un bien de consumo masivo. Aquí, en cambio, a casi $30, el consumo frecuente de cajitas felices es casi casi un bien de lujo. La pregunta que dejo abierta, y para la cual no tengo una respuesta, es ¿Hay en el país un exceso de consumo de cajitas felices en los niños?

Supongamos que si y que hay un problema de salud pública que merece una regulación. ¿Es la regulación propuesta una que cumple con sus objetivos y tiene un “resultado social” positivo? Aquí algunos apuntes de microeconomía básica.

El punto de partida es diagnosticar que, al no incorporar el daño que genera el consumo de cajitas felices de sus hijos a la sociedad, los padres brindan un mayor nivel de hamburguesas chatarras del socialmente óptimo. La fuente de daño social puede ser variada y va desde una “menor productividad social” del niño que en su adultez será gordo al impacto que la mayor incidencia de gordura generará sobre los costos de la salud pública.

Ahora bien, al dirigir la regulación al marketing, el supuesto subyacente es que está “sobredemanda” de cajitas se da porque la combinación de hamburguesa con juguetito altera las preferencias de los niños (y de los padres) y los hace comprar más de lo que comprarían si no existiera el pack feliz.

Ahora bien, ¿Cómo se reparten los costos y beneficios sociales de una prohibición lisa y llana de la cajita feliz?

En primer lugar tendremos el impacto positivo. Tendremos niños (y luego padres) que, sin juguetito, ya no querrán comer comida chatarra en McDonalds. Menos consumo de hamburguesas, menos diabetes, sociedad más feliz. Sin embargo, el “resultado social neto” dependerá de que este beneficio sea mayor a dos costos que se derivan de la regulación. En primer lugar, habrá niños que seguirán queriendo comprar hamburguesas pero ya no tendrán su juguetito (lo cual, convengamos, es malo). En segundo lugar, habrá niños que ya no comprarán hamburguesas pero las sustituirán por cosas igual de perniciosas o peores (por ejemplo, un chori de un carrito en costanera).

Si son más los niños que abandonan la hamburguesa y lo reemplazan por comida más saludable en relación a los que siguen comiendo sin su juguetito, el beneficio total será positivo. Caso contrario, la regulación nos deja peor que antes. Es decir, y para ponerlo de forma bien inentendible, que el resultado final de la medida dependerá de la elasticidad de la demanda de las hamburguesas de McDonalds y de sus sustitutos en relación al juguetito de la cajita feliz. Todo bastante técnico, pero no por ello menos cierto.

Ahora bien, para que no sean todas pálidas. ¿Cómo diseñar una regulación que tenga los impactos positivos de la medida (que haya menos nenes comiendo las hamburguesas) y no los negativos (que haya otros que se queden sin juguetito)? La clave es que, en vez de apuntar a disminuir el set de opciones de los padres (esto es, prohibir la cajita) hay que aumentarlo buscando, a la vez, eliminar el impacto que el marketing tiene sobre las preferencias de los niños.

¿Y cómo se logra esto?

Simple. En vez de prohibir la cajita feliz, lo que hay que hacer es obligar a McDonalds a que, si quiere tener un pack Cajita Feliz, tiene que ofrecer compulsivamente y por separado los juguetes y las hamburguesas. De esta manera se logra que el padre que compraría igual hamburguesas sin juguetito pueda darle un juguetito a su hijo y que el padre que compraba la hamburguesa solo por el juguetito pueda satisfacer su deseo y salir del local para alimentar a su hijo en la cadena de comida naturista más cercana.

Es decir, el secreto de la regulación no es acotar el set de opciones de los padres. No es que el Estado te prohíba lo malo sino, en cambio, que te corrija incentivos y agregue oportunidades para que, solitos, padres e hijos elijan opciones socialmente mejores.

Voila. Todos ganan (menos Arcos Dorados, claro)

Atte

Luciano

PD: Nada de esto hubiera sido posible sin el invaluable aporte de mi amigo personal @fgrinberg. SiganloN en twitter, que no los va a defraudar.

44 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante el debate con llach por twitter.

Alejandro Jonatan dijo...

El objetivo del legislador es castigar a una multinacional. A ese pibe no se le cae una idea ni a palos. Si le mandás tu análisis se lo pasa a algún asesor para que se lo traduzca a su cabezota que sólo entiende amigos/enemigos.

Darío López Zadicoff dijo...

Lindo post. Se me ocurre que al venderse la cajita en el mismo lugar, la venta cruzada hace que el impacto de separar juguete de cajita sea marginal. Con lo cual, estaríamos en la misma. Saludos.

Die dijo...

En lo que hace a las conclusiones: El juguete de McDonald es un medio para la venta de hamburguesas, por lo que el precio del mismo, en caso de venderlo separado, sería de un valor ridículamente alto, probablemente similar al de la hamburguesa con el juguete incluido.

Y eso no ocurriría por la menta diabólica de la gente de McDonald, sino que su negocio es la hamburguesa, no los juguetes.

Por otro lado, en lo que hace al planteo micro, cuando hablas de elasticidades entre hamburguesas y juguete, las mismas las deberías estar planteando como bienes complementarios.

Si dejás fuera de juego, como promueve la ley, la cajita feliz (combo juguete-hamburguesa) afectás sin dudas a la hamburguesa.

En caso de no ser complementarios en lo que hace a la elasticidad de la demanda, no se justifica que una hamburgueserías venda juguetes, ya que para ese fin existen jugueterías, con la ventaja que las mismas no entregan con el juguete hamburguesas.

el_bost dijo...

No hay reconocimiento para Federico? Me parece que fue él quien hizo primero el punto en twitter.

Luciano dijo...

Tenes razón, Bost. Mala mía. Agregada una postada.

el_bost dijo...

Die, por qué venderían el juguete a un precio ridículamente alto? estarían perdiendo ventas, y no tienen monopolio de juguetes tienen.

Adrian dijo...

No me queda claro si la hamburguesa de la cajita feliz es mala porque esta mal preparada o engorda porque tiene carne, pan y papas fritas.

En el primer caso el problema se soluciona con el SENASA. Intensifiquen los controles, obliguen a McDonalds a poner cámaras en la cocina con los tapes a disposición de la autoridad, etc.

En el segundo (que sinceramente no me parece un problema en la Argentina de hoy donde al ser un bien de lujo la cajita funciona como premio o salida recreativa),
se puede atacar obligando a McDonalds a incoporar cajitas felices de hamburguesas de pollo o pescado.

Pero como ya dijeron esto tiene un tufillo antimperialista que mata. Como si el chori o el salame, ambos nac&pop, no fuesen infinitamente peores.

Yesi dijo...

Tal como dice Adrian, la solucion podria ser obligar a Mc Donals a hacer algun sandwitch de pechuga de pollo con tomate y lechuga y sin esas salsas agregadas con alto contenido calorico, o palitos de pescado q serian llamativos, y que tambien vendan hamburguesas porq hay quienes la eligen por si y no por el juguete.

Die dijo...

el_bost, el precio alto sería por dos motivos:

1) El negocio de McDonald no son los juguetes. No los produce, tan solo los revende. Su ganancia está en las hamburguesas. Si vende tan solo juguetes, el margen que tendría en relación a la estructura que hay detrás le quedaría chico. Por ende, para que cierre económicamente lo que pagan por esos juguetes, lo tienen que vender a un precio alto.
2) Relacionado con lo anterior, el juguete es el medio por el cual los niños arrastran a toda la familia a comer hamburguesas. Si el padre utiliza a McDonald como juguetería, se pierde la venta de hamburguesas para el resto de la familia.

Para evitar lo anterior, vendiendo el juguete a un precio similar a la hamburguesa+juguete, se logra arrastrar a la familia, sumado a lograr la fidelidad del cliente con la incorporación de nuevos futuros consumidores de hamburguesas.

Bruno dijo...

Luciano, nadie pensó que los padres de los niños, al estar prohibidas las cajitas felices, las sustituyan por otra hamburguesa de MC, por ejemplo, la MCnifica o el 1/4 de libra, que son mas grandes y "dañinas" que las minúsculas cajitas felices? También es válido aclarar que a determinada edad los niños (porque a los 10, 11, 12, 13, 14 etc años, siguen siendo niños) comienzan a consumir estas hamburguesas y abandonan la cajita feliz.
Me parece que el concepto acá no tendría que ser el prohibir, sino generar incentivos. De que nos sirve que los chicos no coman una cajita feliz una, a lo sumo, dos veces por mes, si despues se encierran a jugar 6 horas a la play o a ver televisión? Creo que, teniendo en cuenta esto, el impacto de la cajita feliz sobre la salud de los niños, y el sedentarismo, es muy pequeño.

Saludos

Diego dijo...

Llendo a un punto más básico, porque joraca un legislador se creé con la autoridad para determinar que le puedo / no le puedo dar de comer a mi hijo? Es droga? No? Es dañino? Si te comes 15 por semana, puede ser,, igual que si te comés 6 kg de lechuga por día. Prohibamos la venta de lechuga, no?

El punto que Cabandié, como supporter de un gobierno populista y neoautoritario, prefiere prohibir lo que le parece mal, en lugar de darle una opción a la gente explicando los pros y los contras, i.e. dandole más educación. No vaya a ser que la gente empiece a pensar. Eso nunca se sabe como termina...

Norberto dijo...

En USA, esto es parte de una gran batalla contra la obesidad, yo no tengo idea de cuanto vale la cajita, pero es importante (tengo entendido que cuatro de cada cinco chicos de la CABA tiene sobrepeso) que el combate es que cada uno de los productos que la componen tiene gran cantidad de grasas trans o azucares.
Yo he visto avisos a página entera del The New York Times pagados por las asociaciones de consumidores, pidiendo justamente regulaciones en la materia, y por la calle de varias de las principales ciudades de ese país, los efectos de la adicción provocada por este tipo de alimentos.
De esto, creo que verlo desde el punto de vista de restricciones comerciales, cuando todos sabemos que es lo que lograron en el caso de las tabacaleras, por ejemplo, me parece muy de económistas.
Tambien se puede atacar que desde el punto de vista del precio, es un verdadero asalto, sino lo creen, evaluen cada componente a costo industrial y despues me dicen.
Nunca menos y abrazos

Anónimo dijo...

si lo que hay que hacer es obligar a mcdonalds, en realidad se esta atentando contra la libertad de mercado.
lo que tiene que hjacer el gobierno no es prohibir.. sino como decis mas adelante es dar incentivos para que la gente elija otra cosa... y asi como en todos los casos..
libre mercado!!!!

Norberto dijo...

Cuando se afecta la Salud Pública, y por ende los recursos de la misma, ya sea por medio de grasas trans o por el tabaco (ambos adictivos), si se demuestra, se debe prohibir.
Si no me crees, anda a fumar en lugares públicos de USA donde este prohibido, y ademas averigua el monto de los juicios que los sistemas de salud estaduales del mismo país sostienen contra las tabacaleras, debido al perjuicio provocado a sus arcas por tener que asistir a aquellos que padecieron esa adicción.
Nunca menos y abrazos

guido dijo...

Mc Donals tiene algunos productos más sanos, se podría impulsar un acuerdo mediante el cual los juguetitos vengan con ellos.

Quiero expresar mi indignación ante la sugerencia de que los choris de la costanera son menos sanos.pss.

Adrian dijo...

Norberto:

El 80% (cifra inventada, pero el porcentaje es alto) de la comida envasada trae grasas trans, que vas a hacer, prohibir todos los chocolates, galletitas, poster, budines, etc que traigan grasas trans.

En todo caso obligá al fabricante a informar y que la gente decida. Dejemos de poner la estupidez de los agentes como supuesto.

Musgrave dijo...

genial tu analisis. Guardalo para reelerlo cuando tengas elemaquitos de mas de 4 años.

leerte fue como leer a los premios nobeles que hablan de la economia argentina. Razonamientos de buenos economistas sobre un tema que jamás vivenciaron ni conocen de cerca.

elgrancayman dijo...

A favor de la regulacion de estas cosas.
La publicidad de fasos es un claro ejemplo de que la regulacion en esas cosas sirve. En mis años mozos fumar era banana. Hoy no.
Lo mismo deberian hacer con el alcohol y prohibir esas publicidades donde si tomas sos un pijarolato barbaro y te ganas todas las minas y es la base de la buena amistad.
Asi estan todos los pendejos borrachos desde los 14 buscando replicar esa imagen televisiva.
Musgrave sufre por su hija, y pensara asi cuando su hija tenga 14/15.
Yo creo si le das una bolsa de mierda en lugar de hamburguesa los pibes la piden igual, solo sea por el jueguetito. No creo q la coman, eso si.

Anónimo dijo...

estimado Ele san
Mus tiene razon, le doy otro ejemplo, cambiele a sus futuros elemaquitos el equivalente de cualquier programa de Cris Morena por ir al Colon

despues me cuenta

ayj

No veo en absoluto en todo el analisis el efecto gregario, todos mis compañeros comen 1/4 de libra papapapapap, por que vos no me dejas!!! muaaaa muaaaaaaaa muaaaaaaaaaa

Adri'an dijo...

Mus , ayj:

Quiero creer que de acá a 6 a~nos no van a pedir que el estado regule el Facebook porque alguien intenta levantarse a sus hijas.

Digo yo, tan difícil es asumir el rol de padres...

Anónimo dijo...

Adrian

dont worry, al menos por mi, las mias son grandes. Pero ese y solo ese comentario indica que nunca estuviste en la colas de ponele (para ser actual) Casi Angeles y le decias a tu hija, eso es una porqueria, lo cual sigue asi

Pero mis compañeras la ven todos los dias, pirulo es lo mas (o lo que sea equivalente), vos no entendes nada, y empieza el coro benedictino diciendo muaaaaaaaa muaaaaaaaaaaaaa muaaaaaaaaaa muaaaaaaaa

el instinto gregario de los adolescentes es muy fuerte, pero, vos lo sabes no?

Regular Facebook? no, son modas, de ICQ a MSN a Facebook a Twitter y asi sigiendo, es todo lo mismo, en mayor o menor grado (trabajo en sistemas, no me vas a asustar con regulaciones, si queres te cuento de eso)

ayj

Anónimo dijo...

Las preguntas basicas son:
i) es la obesidad un problema en Argentina?
ii) Regular la "cajita feliz" reduce el problema?

i) es la obesidad un problema en Argentina?

En los EEUU es un problema serio, en particular en el midwest, con familias de rednecks que parecen mimoshkas (esas figuras redondas enormes). Los chicos se alimentan a junk food que consumen de las "vending machines" y en fast food chains como McDonalds.

La obesidad es un problema en Argentina, pero mucho menor que en USA. En general, en el tema alimentacion, la Argentina si enfrenta un problema serio, es el tema de la anorexia, en especial entre las jovenes.

ii) Regular la "cajita feliz" reduce el problema?

En USA si. Mas si se lo combina con regulaciones que saquen los "vending machines" de las escuelas y colegios (com ose hace).

En Argentina, para nada. Entre otras cosas, porque el publico es diferente: En USA, los fast food (en general) atraen gente de clase media baja (los rednecks, por ejemplo). Sus empleados son todos inmigrantes latinos, mal pagos, de poca capacidad tecnica.

En Argentina, McDonalds no atrae a los pobres (donde esta el problema), sino a clase media (muchos cholulos que asi piensan por un segundo que estan en el primer mundo). Los empleados de McDonalds en Argentina son de mayor capacidad tecnica y educacion que sus pares yanquis. Incluso la calidad de la comida: comer en un McDonalds de inner city en Washington es comer plastico. La calidad de cualquier McDonalds argentino es superior al de cualquier McDonalds yanqui (logico, porque si sirvieran la misma basura que sirven en USA, la gente no lo toleraria).

En sintesis: es una regulacion inservible en Argentina.

Utis

PS: Yendo a un punto mas economico: a quien se queja de esta regulacion basado en temas de "libertad de mercado", le comento que este argumento, por si solo, carece de sentido. El tema son las externalidades que se crean. Lo que hay que ver son las externalidades que se crean, y si la regulacion que se propone las reduce eficientemente o no. En USA, como trate de mostrar, las externalidades son enormes y las regulaciones que se proponen tienen sentido. En Argentina, no.

Utis

guido dijo...

El juguetito no tiene por objeto vender más hamburguesas sino fidelizar clientes. En ese sentido es la misma estrategia que se utiliza para vender cigarrillos o cervezas. Invertís a futuro construyendo una identificació subjetiva con el producto.

Entonces, en la medida de que estamos hablando de productos cuyo consumo por fuera de determinados límites puede ser problemático (y caro) en términos de salud pública, y que ese tipo de consumo exagerado es el objetivo explícito de la estrategia de ventas, parece razonable regularlo.

Quizás no haya todavía problemas de obesidad comparables a los existentes en USA, pero si el objetivo de MD es crear ese problema (y lo es: la clave de su éxito es la escala y la sistematicidad de sus consumidores) no veo porqué no podría regularse.

Anónimo dijo...

LO bueno de esto es que no es el unico legislador pensando estas cosas

San Francisco Board of Supervisors, which voted to ban free toys with Happy Meals as a way of limiting childhood obesity.

en fin

ayj

Anónimo dijo...

Agrandás el juguetito por medio guita?

Anónimo dijo...

En gran medida los comentarios parten de una base equivocada, en NINGUN lado el proyecto dice PROHIBIR la cajita feliz, si no que REEMPLAZAR sus alimentos por alimentos mas sanos. Asi que todos los que berrean contra el "gobierno autoritario" a cerrar el anillo, ademas es un proyecto que estará sometido a voluntad legislativa, ¿que autoritarismo están sugiriendo?...final para ese tema.
Otro punto es que es el que quiera seguir comiendo la basura chatarra puede hacerlo, lo que nos están proponiendo es que, los que debemos consumirla por la "presión infantil" (en muchos casos mas despotas que muchos gobiernos. Encima de pagar una fortuna por 2 migajas de "comida"...) podamos al menos no tener que someternos a que coman porquerias , quien te dice tal vez puedan probar otros alimentos, que muchos padres no se molestan en hacerles probar. (o sea, y como dice llach, dictaduras personales)

Norberto dijo...

Debería agregar que sería interesante que quienes tienen duda de los efectos de la comida "chatarra" (trash food), vean el documental "Supersize me", con la perspectiva de quienes han sufrido la incitación al consumo sin ser advertidos de la consecuencia (y no estoy hablando de personas mayores con capacidad de discriminación adulta.
Nunca menos y abrazos

Luciano dijo...

Norberto, la pelicula habla del problema del "Exceso" de Mc.

Tomate un bidón de 20 litros de sparkling y tambien te moris!

el del sur dijo...

Voy a buscarme un legislador que incluya una prohibición a las promociones de premium de Shell con ferraris de plástico, a 125 mangos per car. Me aumenta: el costo de transporte, el de almacenamiento de autitos en la habitación del muchacho y no genera una baja del precio de los verdaderos de colección.

De ignorante, no teníamos un problemilla con la importación de juguetitos y Mc no quería comprar en el país?????
Un placer acompañar los

Norberto dijo...

Lucho, no tomas en cuenta como se origina el documental por el caso de la demanda de dos jovenes con la salud arruinada por la trash food de Mc?
Nunca menos y abrazos

Santiago_Ant dijo...

Como odio a los economistas...los odio...Soy el pagani de los economistas...me tienen podrido con la metaexplicación y tecni-opinología sobre todos los temas...

Si MC tiene autorizada la venta, debería ser por que su consumo no envenena...es así??
Lo mismo pasa con el tabaco..es así??

Lo que envenena es el sobre consumo y por tal motivo HAY QUE PROHIBIR todo tipo de PERVERSO mensaje que lo incite.
La cajita feliz es Discurso PERVERSO...porque incita el sobre consumo de un bien que sobreconsumido ENVENENA...

Les gusta la libertariedad??? todo debería estar permitido , incluso el paco...pero alentar su consumo es OTRA COSA....

Luciano dijo...

Santiago, se resuelve facil. No nos leas. Hay arriba a la derecha de tu ventana una crucecita que te va a liberar del sufrimiento.

Anónimo dijo...

>>
En gran medida los comentarios parten de una base equivocada, en NINGUN lado el proyecto dice PROHIBIR la cajita feliz, si no que REEMPLAZAR sus alimentos por alimentos mas sanos. Asi que todos los que berrean contra el "gobierno autoritario" a cerrar el anillo
>>

Y yo que creia que mi mujer me habia prohibido hablar con la rubia del 5 E!! No me lo prohibio, simplemente me reemplazo a la rubia por ella misma!!

Que claridad anular!!

Utis

Anónimo dijo...

>>
Como odio a los economistas...los odio...Soy el pagani de los economistas...me tienen podrido con la metaexplicación y tecni-opinología sobre todos los temas...
>>

Eso!!! Para analizar la economia, no se necesita saber de economia!!!
Cuanto menos se sepa de economia, mejor!!!

Por suerte estamos los que no sabemos nada del tema para opinar libremente y sin condicionamientos!

Ya lo decia mi amado papa (como lo extranio): alpargatas si, libros no!

Anónimo dijo...

En Australia, se puede comprar la cajita feliz, o el juguetito solo, lo cual es grandioso!!! y los chicos no tienen que sentirse mal por no tener los juguetes que quieren, que son solo eso juguetes, no estan asociados a la comida, y los padres tambien contentos. Mc Donalds obviamente no lo publicita, pero uno se entera, y tambien tiene opciones mas saludables si uno quiere comprarlas. Los juguetes salen $2 (AUD), que equivale al 60% de un cafe, asi que para los australianos es baratisimo comprar los jueguetitos.
Como se llego a esto, realmente no se, yo hace 6 anios que vivo aca, y nunca salio en los diarios, osea que debe ser algo que sucedio hace mucho tiempo atras.
Sara

Santiago_Ant dijo...

Estimado luciano, otra vez la libre elección...si la historia del mundo se correspondiera con el "sino te gusta no te metas", los avances humanos que podemos evidenciar en términos de especie no existirían.

Reconozco y pido disculpas, respecto a que me exasperó el análisis...
Pero fueron demasiadas piñas juntas...rollo escribió se daña el derecho a la libre expresión y la publicidad....

Te respeto muchísimo como para no seguirte..aunque a veces no concuerde...

Anónimo dijo...

Flaco, el enfoque de tu analisis es a la economía lo que el juguetito a la hamburguesa. No tiene un carajo que ver y solo sirve para que mas boludos "coman" mierda.

Anda a dormir un rato, trasnochado.

Luciano dijo...

Bueeeeeena puteada. Muchas gracias por pasar por el blog.

Anónimo dijo...

>>
Como odio a los economistas...los odio...Soy el pagani de los economistas...me tienen podrido con la metaexplicación y tecni-opinología sobre todos los temas...
>>

Eso!! Para hablar de economia, no se necesita saber de economia!! Gente como Santiago y yo, podemos hablar de economia porque no sabemos del tema!! Es mas, cuanto menos sepamos mejor (como nos confunde tanta explicacion!).

Utis

Anónimo dijo...

>>
En gran medida los comentarios parten de una base equivocada, en NINGUN lado el proyecto dice PROHIBIR la cajita feliz, si no que REEMPLAZAR sus alimentos por alimentos mas sanos. Asi que todos los que berrean contra el "gobierno autoritario" a cerrar el anillo
>>

Buenisimo!! Ahora me doy cuenta que cuando mi mujer me dijo que no volviera a hablar con la rubia del 5to piso, en realidad no me estaba prohibiendo a la rubia: me la estaba reemplazando por ella!!

Que comentario mas anular!!

Gracias!!

Utis

PS: Ahora me avivo que Videla no nos probibio la expresion, la reemplazo por otra!

Anónimo dijo...

Alpargatas si, libros no!!

Anónimo dijo...

Esto de alguien que odia a los economistas, participando en discusiones de economia, sugiere que el participante esta muy confundido, o es un masoquista.

En realidad, hay otra posibilidad. Mas lamentable.

Hace poco, el gobierno creo un personaje ficticio que se decia experto en el INDEC, a quien mandoba a todo sitio de economistas para tratar de defender lo indefendible.

Esto que aparezca gente que odia a los economistas a pelearle a los economistas... sera otro intento del gobierno por defender lo indefendible?

Utis

PS: hace algunos anios, en plena dictadura, un "companiero" de facultad en un momento que discutiamos sobre el valor de la educacion, salto enojadisimo a decir que la educacion solo corrompia, que no servia para nada, etc. etc. Obviamente, quedo en claro que el "companiero" debia ser algun cabo que mandaban a espiar a los peligrosos estudiantes. No volvio a aparecer.

Anónimo dijo...

prohibido prohibir.....