miércoles, mayo 26, 2010

La libretita

Uno de las mejores externalidades de la Asignación Universal es el requisito de contraprestación escolar y sanitaria que los jovenes deben realizar para recibir ese 25% adicional  que lleva los $ 135 que se cobran mensualmente a los $ 180 del subsidio. 

Puede discutirse si es correcto pagar a los padres por asumir un compromiso que ya están obligados a cumplir de todas maneras aunque, si el resultado final es una disminución de al menos 1% en la deserción escolar (que según me cuentan algunos desde las tricheras ya se ve en 2010), creo que el debate es estéril.

El problema está en la libretita. Cada joven debe llevar, hasta sus 18 años, un registro de salud y educación en una lbretita preimpresa para que las autoridades competentes completen según corresponda. En el caso de educación, por ejemplo, incluye dos preguntas anuales que los responsables escolares deben responder en abril de cada año. Aunque no recuerdo el detalle literal, básicamente pregunta las condiciones de asistencia para todo el año previo y para el año en curso.  

Así, con la asistencia registrada entre marzo y parte de abril se cumple el requisito para que el joven reciba la asignación durante los doce meses siguientes y el saldo a fin de año. Pregunta a los entendidos:

Si tenemos el objetivo explicito de combatir la deserción ¿Cuál es el problema de implementación que impide que el control de asistencia se realice bimestralmente?
  
atte

Ele

14 comentarios:

Mingus dijo...

No existe capacidad operativa para realizar ese control cada 2 meses. Imaginate que hoy cobran 3.5 millones de nenes la AUH, de los cuales el mayor porcentaje está en edad escolar. No hay Organismo público que pueda con semejante demanda. Pensá que en ANSES también se atiende a personas que van a jubilarse, a tramitar el subsidio por desempleo, las Asignaciones Familiares, etc.
Me parece que lo importante es que la AUH ha puesto de manifiesto tratar el tema de la salud y de la educación. Este tratamiento no va a resolverlo la AUH, sino otras medidas dirigidas puntualmente a las problemática de las dos áreas.
De todas formas, para que te quedes más tranquilo, el control no es sólo con la presentación de la libreta sino también con los colegios.
Saludos

Luciano Cohan (Elemaco) dijo...

Mingus, veo entonces que su respuesta es "no se puede porque no se puede".

Me refería puntualmente al control que se hacen con los colegios (que son quienes completan la libreta)

Mariano T. dijo...

Uno de los puntos más sabios del plan es la exigencia de escolaridad y salud.
Es lo que puede evitar la reproducción del problema generación tras generación. esto tiene que terminar en jóvenes "empleables" por más que provengan de familias con jefes de familia "no empleables".
En ese sentido, la asistencia a clase es más importante que lo que aprendan.

Mingus dijo...

Luciano, sí que se puede. Loq ue te digo es que no necesariamente el control cva a estar asociado a la Libreta. Como dije al final del comentario, también van a existir controles en los colegios y sobre los colegios.
Además, para los chicos que tengan que cobrar el 20% correspondiente al 2010 el control se va a hacer a partir de septiembre. El que se hace ahora es el correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2009.
Mariano, quizá estoy malinterpretando lo que pusiste (la asistencia es más importante que lo que aprendan", pero si es literalmente lo que quiciste decir, me parece que partís de 3 premisas erróneas: 1) que no importa el contenido, alcanza con el presente y el título en mano (una locura); 2) que tener esto, además, los va a hacer más "empleables" que sus padres; 3) que el problema de que no tienen trabajo es porque no han teminado la secundaria y no porque el mercado de trabajo y las nuevas formas del trabajo tienen a achicar la oferta del mismo a nivel mundial.
El tema es algo más complejo.
Saludos

guido (chubutense) dijo...

Mariano, serían mas "empleables" (aún sin aprender a leer, ponele) si esa asistencia implicara la adopción de habilidades sociales de las que pueden carecer los pibes desinstitucionalizados (no se si existe esa palabra).

Si la asistencia contra la prestación va a tener ese efecto es algo que, creo, aún está por verse.

Desde lo conceptual, sigo pensando lo mismo que antes (creo que incluso lo defendí en este blog ¿Usté se acuerda licenciado Cohan?) pero como dice Luciano, si realmente los efectos son los que parecen la discusión podría ser baladí.

Pero ojo con festejar antes de tiempo. Para un docente, un aumento del 25% de la matrícula de su curso, en principio con pibes más grandes que lo que corresponde a ese curso, sin interés ni personal ni (bah, en realidad el tema está acá) de los padres en que esos pibes estudien más allá de un ingreso como contraprestación también implica problemas no tan fáciles de resolver.

Luciano, no creo que haya un problema en particular. Más bien diría que no se les ocurrió. Tené en cuenta, igual, que el contro médico (que también se exige) es anual y quizás quisieron hacer todo de una para reducir costos.

Por mi parte (más allá de que me oponga en general a la exigencia de contraprestación) me parece que obligar a los padres a hacer cola desde las 5 de la mañana cada dos meses para cobrar 20 pesos supera cualquier criterio costo/beneficio.

Hector dijo...

Me preocupa mas diseñar desde el estado un sistema que recopile todas las proyecciones economicas, del presupuesto nac, de los prov, de las consultoras, de los economistas mediaticos, de las universidades y centros de estudio para regular el tema que tanto daño le hace al pais.
Controlar (no censurar, que quede claro) las proyecciones economicas es lo mejor que le podemos hacer al pais en este bicentenario.


Salutte

Pd: Fui alumno tuyo Lucho (ex Elmanco)

Mariano T. dijo...

ratifico
La "empleabilidad" aunque sea en trabajos que no exigen ninguina capacitación, tiene que ver con ,os hábitos correspondientes a una cultura del trabajo, y la asistencia al colegio los fomenta. Me refiero a puntualidad, no ausentismo, responsabilidad, etc.
Mi cuñado es gerente en una fábrica de autopartes, y me ha dicho varias veces que no podría darle el trabajo de baldear los pisos de la fábrica a la mayoría de los que se presentan a buscar trabajo. No por capacitación, sino por "cultura del trabajo". Todos los intentos en contra de su primera impresión no han llegado a durar dos meses.

Luciano Cohan (Elemaco) dijo...

(¿Alumno? ¿UBA?)

Carlos dijo...

guido (chubutense) dijo...


Pero ojo con festejar antes de tiempo. Para un docente, un aumento del 25% de la matrícula de su curso, en principio con pibes más grandes que lo que corresponde a ese curso, sin interés ni personal ni (bah, en realidad el tema está acá) de los padres en que esos pibes estudien más allá de un ingreso como contraprestación también implica problemas no tan fáciles de resolver.

Este punto es central y no se señala lo suficiente.
Las condifciones de educabilidad de los chicos se degradan (pocos profesores, déficit de infraestructura) por lo tanto es de espera una caída en el nivel educativo tadavía mayor al que VIENE DANDOSE EN LOS ULTIMOS AÑOS.

Me gustaría que a los chicos que reciben la asignación les tomen un examen para determinar si aprendieron algo o no, me parece que con la asistencia a clase no alcanza.

Me extraña el entusiasmo que despiertan medidas efectistas y de corto plazo que modifican de un día para el otro indicadores sociales, ¿les parece razonable aumentar de un día para el otro la escolaridad un 25%? (a propósito ¿tantos chicos había fuera de la escuela?)

Para cerrar me parece aberrante pagarle a una persona por hacer lo que debe en beneficio personal y de su familia ¿el día de mañana van a considerar razonable que un asistente social lleve a los chicos al colegio o les prepare la comida si los padres no queiren hacerlo si eso mejora los "indicadores sociales"?

guido dijo...

Carlos, esa que decís vos era un poco mi crítica en una vieja discusión. Aunque el tema, para mi, no era tanto que la gente no entienda que asistir constituya un beneficio, sino que el estado de desligue de su obligación de controlar la obligación de los padres convirtiendolá en intercambio comercial.

La escolaridad que aumentó un 25% es ESB y polimodal, la cobertura en primaria es de cerca de un 100%. Se trata de pibes que vienen de fracasos escolares asi que si, hay que crear algo para integrarlos.

Mariano, a lo que voy es que no estoy tan seguro de que la escuela pueda cumplir esa función.

Hector dijo...

Si Lucho, en el curso de Macro 1... con el impresentable.

Abrazo

Anónimo dijo...

Estas hablando de Salvatore?

Le pegan en todos los blogs che!

Felipe dijo...

Gran parte de los beneficiarios están de zonas con gran exclusión y conflictividad social. Las madres o padres titulares de la libreta no van a "facilitar" que los directores de las escuelas les anulen el beneficio por no firmar la libreta, debido a la no asistencia de alguno de los hijos, aun cuando no haya aparecido por la escuela. Sobre todo los que ya hace tres o cuatro años que abandonaron. Me parece que esta instrumentación del control será bastante "light".

mario enrique abait dijo...

Las escuelas pueden realizar el control todos los meses asentandolo en la libreta. Es un trabajo diario de las preceptores que se puede volcar en la libreta mensualmente. No veo el problema. Si creo que cuando se apiolen de que con la libreta firmada siguen cobrando todo el año, tendremos problemas de asistencia.Y ¡ojo! el año que viene se vuelve a presentar el mismo problema. Es un círculo vicioso. Tengamos presente que la ley nacional de educación establece la obligatoriedad hasta los 18 años,y no hay manera-todavia- de hacer cumplir la norma...